Día de la Mujer: qué es y por qué tienes que celebrarlo

Feminismo y 8M son dos conceptos que van de la mano y que no se entienden sin nosotras: el Día de la Mujer es una jornada en la que tenemos la obligación de dar voz e imagen a un problema que muchos todavía consideran ficticio y que es necesario erradicar para hacer de esta sociedad un lugar de convivencia y armonía. Un día que merece una proyección internacional para dar visibilidad a los problemas de una sociedad machista y tradicionalmente patriarcal cuyas actitudes denigrantes contra el físico, la psique y la propia existencia de la mujer deben ser erradicadas.

¿Qué día es el Día de la Mujer y qué se celebra exactamente?

Una vez escuchadas nuestras demandas, cualquier mente razonable se percata de que nuestros deseos (y nuestros derechos, de la misma manera) son tan lícitos como razonables: equidad salarial, un trato de tú a tú donde la cuestión de género salga de la ecuación, misma igualdad de oportunidades y eliminación de cualquier tipo de discriminación en el ámbito doméstico, académico y profesional por el mero hecho de ser mujer. Seguro que has oído hablar de estos problemas, y también del Día de la Mujer. Pero, ¿sabes qué día es el Día de la Mujer y qué es lo que reivindica exactamente?

Cierto es que la respuesta a cuándo es el Día de la Mujer es sencilla: el 8 de marzo. Y se celebra a nivel internacional. Pero la respuesta a cuáles son sus reivindicaciones y de qué manera se pueden atajar esos problemas merecen una respuesta más profunda, puesto que el machismo no es un problema puntual como muchos pretenden hacer ver, sino estructural. Un problema afianzado en la propia concepción de la sociedad moderna que lleva heredándose desde hace generaciones y que no deja de atentar contra la dignidad, la independencia y hasta la vida de la mujer.

Un problema de actualidad que afecta incluso a mujeres de fama mundial

Katy Perry ha sido una de las famosas que ha estado en el ojo del huracán durante los últimos años por sus declaraciones cuestionando el papel del feminismo. Sin embargo, tanto en Estados Unidos como en Europa es cada vez mayor la concienciación acerca de la fortaleza de las mujeres y la necesidad de dar voz a los problemas discriminatorios y de abusos machistas hacia nosotros, con el Me Too como telón de fondo.

Viendo el desarrollo de los acontecimientos recientes y a pesar de que el papel de la mujer se ha desarrollado de manera notable en las últimas décadas, sobre todo desde la instauración de la democracia y el fin de la dictadura, parece que esa equiparación termina siendo ficticia cuando se estudia la evolución de los comportamientos hacia la mujer en la historia reciente no solo de nuestro país, sino a nivel internacional. El machismo es una lacra que traspasa fronteras, una razón más que de sobra que responde al porqué se celebra el día de la mujer el 8 de marzo en todo el mundo.

Oyendo las declaraciones en las semanas posteriores a la declaración del Estado de Alarma, no hace falta ser demasiado inteligente para percatarse del intento de culpabilizar a la movilización feminista del pasado año del aumento de contagios por coronavirus, pese a tener el virus entre nosotros desde hacía al menos dos meses. Un síntoma de hasta qué punto está instaurado el machismo en la sociedad moderna.

Xenofobia, racismo y machismo son conceptos que suelen ir de la mano en multitud de ocasiones y que caracterizan a buena parte del sector ultraconservador en cualquier parte del mundo. Precisamente por ello, algunas de las frases para el Día de la Mujer más cantadas suelen incluir frases para combatir no solo los abusos contra la mujer, sino para desterrar cualquier idea de antisemitismo, supremacía de razas y cualquier actitud que denigre al prójimo por cualquier cuestión de género, raza, orientación sexual o lugar de procedencia. Y es que, a pesar de cuánto parece molestar esta jornada al sector más conservador del país, lo cierto es que respiramos de una manera muy distinta cuando es el Día de la Mujer: es una jornada que nos permite poner voz a nuestras experiencias traumáticas, fruto de un machismo sistémico que no cesa en su empeño de superponer al varón por encima de la mujer en todos los aspectos.

Al contrario de lo que algunos piensan, las pretensiones del colectivo feminista no son quedar por encima de los hombres y dar cabida a una suerte de discriminación positiva: nuestras demandas son la equidad, la justicia y el cese de toda hostilidad, física y verbal, y sistémica de la sociedad hacia nosotras por una cuestión de mero género.

De ahí que algunas de las frases para el Día de la Mujer más escuchadas durante la clásica manifestación del 8M sean las relativas al poder de decisión. El famoso “nosotras parimos, nosotras decidimos”, que tanto se ha escuchado (incluso en formatos de ficción, como la célebre serie de Los Javis Paquita Salas, con Belinda Washington al frente) es un mantra en el que se engloban multitud de matices y deseos de erradicar unas hostilidades que continúan costándole la vida a miles de mujeres cada año.

La educación, clave en la eliminación de la lacra machista

Ningún niño nace machista: las actitudes machistas florecen al amparo de una educación deficiente y carente de valores, y una vez arraigadas en la manera de ser son muy difíciles de eliminar. Es necesario ser consciente de que, cuando es el Día de la Mujer, se celebra no solo el papel de la mujer en la sociedad (y al tiempo se reivindican nuestros derechos como iguales), sino que se celebra la diversidad, la igualdad y el amor a nuestros iguales, algo que debería primar en toda educación.

Cuando es el día de la mujer, es preciso que los más pequeños conozcan la importancia de lo que se reivindica y aprendan a vivir en un mundo diverso. Deben asociar la alegría de disfrutar de una madre y de apoyar la cuestión feminista desde bien pequeños por ser no un adoctrinamiento, sino un hecho que vivimos en un mundo con hombres y mujeres, todos ellos de diferente origen que merecen ser tratados como iguales.

La alegría nace de la reivindicación, la reivindicación de la necesidad de mejorar, y la necesidad de mejorar de la revelación de un problema. Eso es lo que parece levantar ampollas en el sector más conservador de la sociedad, pero nosotras no debemos dar un paso atrás porque se celebra el Día de la Mujer, nuestro día y el de millones más que están igual de ansiosas que nosotras por convivir en armonía.

A los más peques se les puede integrar en estas celebraciones de manera muy dinámica, preguntándoles qué día es el Día de la Mujer e incluyéndoles en las labores de elaboración de pancartas caseras. Escribir frases para el Día de la Mujer junto con tu peque puede ser una experiencia muy enriquecedora para ambas partes, muy divertida para tu peque y muy instructiva para las mujeres que te rodean.

Comentar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios están marcados con *