Cómo hacer pulseras: trucos y consejos

Es uno de los complementos más apreciados y utilizados a nivel mundial y, sin embargo, resulta sencillísimo prepararlas. Normalmente son de tela, aunque las de cuero todavía no han pasado de moda, y con ellas es posible desatar la creatividad e imaginación hasta puntos insospechados. Se puede optar por crear formas de animales, de mosaico, de bandas de color… de mil maneras distintas.

Los más manitas siempre intentan hacer sus propias pulseras por aquello de tener un complemento totalmente personalizado, y lo mejor es que hagas tú las tuyas también si aspiras a llevar tus propias pulseras. Pero, si no sabes cómo se hacen las pulseras de tela o no tienes ni idea de por dónde empezar, no te preocupes: te vamos a contar los mejores trucos para ir haciendo camino en este apasionante mundo de la fabricación de pulseras.

Por dónde empezar si queremos hacer nuestras propias pulseras de tela

Si tienes la intención de hacer tus propias pulseras, es normal que te preguntes cómo hacer pulseras con hilo si quieres hacerlas de tela. Pero no todo es cuestión de saber tejer: también entra el factor del buen gusto.

Si lo que pretendes es coger destreza con la parte técnica del proceso, te recomendamos que eches un vistazo a algunos de los patrones decorativos que puedes encontrar por la red. Sin ir más lejos, si buscas algunos bonitos y sencillos de hacer, quizá puedas inspirarte en algunas de nuestras propias pulseras de tela. Pero, ¿cómo hay que hacer las pulseras de tela para que queden bien? ¿Hay que tratarlas después con algún químico especial o simplemente basta con dejarlas al aire?

Algunos fabricantes utilizan productos químicos para conservar durante más tiempo o darle más brillo a la superficie de la pulsera, pero eso no tienes por qué hacerlo tú necesariamente. Una pulsera de tela es un complemento que de por sí ya es apto para ser llevado.

De hecho, no solo es una cuestión de saber cómo hacer pulseras con cinta de tela o saber cómo ponerse una pulsera de tela: es además un tema de sencillez, de pragmatismo y de sentido común. Por tanto, si lo que estás buscando es aprender a hacer las tuyas propias, solo hay dos cosas de las que te deberías preocupar: de tratar la tela con el cuidado que se merece y de dejar que la creatividad te inspire.

Pulseras charm: sencillas, pero encantadoras

En cuanto al caso de las pulseras charm, es algo más particular si nos detenemos a pensarlo. Si alguna vez has echado un vistazo a nuestra sección de pulseras charm, te habrás fijado que suelen ser muy sencillas en su diseño, pero enormemente efectivas una vez puestas. Y es que es un tipo de pulsera muy particular que es capaz de añadir una nota de color a cualquier conjunto, lo que en verano aporta un toque de frescura que le viene muy bien a cualquier conjunto.

Para hacer tus propias pulseras charms será necesario que sepas cómo hacer pulseras de nudos, ya que las cuerdas que actúan como enganche del cuerpo principal de la pulsera requieren de saber hacer nudos para que salgan bien.

Es un tipo de pulsera un tanto peculiar que, no obstante, admite multitud de variantes. De hecho, hay quienes utilizan casi cualquier adorno para crear sus propias pulseras charm, algo que puede funcionar si lo que buscas es contar con unos accesorios para vestir únicos y muy personales.

Las pulseras de gomitas: recuerdos de la infancia

Seguro que cuando estuviste en el colegio conociste las pulseras de gomitas, esas que se trenzaban con unos hilos de goma y que resultaban muy fáciles de poner y quitar. Pues todavía se llevan, y son perfectas para quienes buscan un look más casual.

La gracia de estas pulseras está en la intensidad de sus colores, ya que las gomas que se utilizan para darles forma son de vivos colores y se pueden crear esquemas compositivos muy peculiares, casi tantos como pueda abarcar tu imaginación.

Si no sabes cómo hacer pulseras de gomitas con telar, debes saber que se requiere de cierta destreza en el manejo de los hilos de goma para que la pulsera acabe teniendo una estructura uniforme y semejante al resto del cuerpo, siguiendo un patrón claro sin que resulte monótona. Lo mejor es empezar por crear composiciones claras y cortas, para familiarizarte con el manejo de los hilos, y empezar a crear segmentos de la pulsera cada vez de mayor longitud para poner a prueba tu destreza con piezas de mayor envergadura.

Como hacer pulseras con gomitas en telar no es excesivamente complicado, muchos principiantes tienden a ignorar que es preciso contar con algunos accesorios que sirvan de apoyo para crear las pulseras. Incluso es posible recurrir a accesorios de metal o plástico para que el proceso sea menos complicado. Puede que las pulseras con gomitas en telas estén muy asociadas a la infancia y a un público predominantemente infantil, pero eso no significa que no se necesite de cierta pericia para crear pulseras propias de calidad.

Pulseras de cuero: las más elegantes

Si quieres saber cómo hacer pulseras de cuero paso a paso para fabricar las tuyas propias, sigue leyendo: vamos a explicarte qué tienes que hacer exactamente para que te salgan como a un profesional.

Para empezar, es necesario cortar dos piezas de cordón de cuero. Una buena medida será nuestra propia muñeca (si va a ser para nosotros, la medida será perfecta). Se envuelve el cordón alrededor de la muñeca y se alarga la medida obtenida unos diez centímetros aproximadamente. Así jugamos con una pieza que nos dé cierto margen de maniobra en caso de que algo salga mal.

Acto seguido, atamos las piezas haciendo un nudo en el extremo y lo pegamos a una superficie de trabajo con cinta adhesiva sobre el nudo. Insertamos un abalorio en uno de los dos cordones para que se deslice y luego hacemos un nudo utilizando ambas tiras.

Este proceso hay que repetirlo con todos los abalorios, teniendo cuidado de colocar cada una de las cuerdas a la distancia correcta. Deben ser equidistantes para que estéticamente ambas queden bien. De eso se trata, ¿no?

Llegados a este punto, quizá sea lo mejor recurrir a abalorios de unas dimensiones parejas para evitar que los cordones de cuero se mezclen y se enrollen entre sí. Si esto ocurre, el proceso se ralentizará y podría llegar a ser enormemente costoso.

Cuando tengamos la pulsera de la longitud deseada, será preciso ajustar el último abalorio con el mismo nudo que hemos hecho al principio. ¡Y ya tendríamos nuestra pulsera de cuero! Ahora solo quedará retirar cualquier exceso de material que pueda afear la pieza.

Beneficios de crear tus propias pulseras

Saber cómo se hacen las pulseras de tela para después aprender a hacer las tuyas propias no solo puede llegar a ser un hobby realmente apasionante: también puede ayudar a mejorar la movilidad en las manos, a estrechar lazos entre compañeros y fomenta el intercambio de ideas entre personas con pasiones similares.

Por ejemplo, como hacer pulseras de nudos es una actividad en la que se fomenta la precisión, puede ser la mejor idea si lo que se pretende es mejorar el control de los dedos o combatir los síntomas de alguna dolencia leve que afecte a la movilidad de las extremidades superiores. En cambio, para desatar la creatividad o mejorar la capacidad de tejer el hilo, lo mejor sin duda será descubrir cómo se deben hacer pulseras con gomitas en telar y cómo hacer pulseras de tela, respectivamente.

Las actividades manuales siempre han sido unas grandes aliadas de la coordinación muscular y una buena muestra del estado de la capacidad cognitiva de las personas. Por eso, en centros donde se trata la movilidad de las personas es habitual encontrar talleres de manualidades, lugares ideales para mejorar la sincronización motriz y, de paso, aprender cómo hacer las pulseras con cinta de tela, con cuero, con goma de color o cualquier otro material disponible.

Por las características de las ventajas que presentan estas actividades, estos talleres pueden estar muy ligados a personas de la tercera edad o con movilidad reducida. En estos casos, no solo aprenderán cómo hacer pulseras con hilo, sino que también será el lugar donde sepan cómo ponerse una pulsera de tela por sí mismos. Pequeñas actividades que pueden marcar la diferencia y que pueden aportar una buena dosis de moral y autoestima una vez la primera pulsera esté terminada.

Comentar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios están marcados con *