Cómo doblar calcetines y ahorrar espacio en los cajones

Los calcetines son y serán siempre una de las prendas más cuquis, íntimas y personales que podemos llevar puestas. Estas combinan con todo, están pensadas para cualquier ocasión —¡incluso para quienes utilizan sandalias, por qué no!—, son cómodas y nuestros pies se quedan perfectamente protegidos del frío cuando salimos a la calle o cuando nos acostamos por la noche en esas épocas en la que las temperaturas te congelan hasta los huesos.

Podemos encontrar calcetines para todos los gustos, para cuando salimos de fiesta, para cuando vamos a trabajar, para situaciones formales, para las pijamadas y para las noches de películas románticas o de terror. ¡Para todo! Por eso, no es de extrañar que estos vayan acumulándose en nuestros cajones con el tiempo y que a veces, nos resulte un pelín complicado encontrar el par que más nos gusta o que tengamos dificultades para poder cerrar el cajón. ¡Sabemos de lo que hablamos!

Pero, ¡no te preocupes! En este artículo te traemos una solución perfecta para poder identificar fácilmente tu par preferido o el que mejor combina según la ocasión y que tu cajonera no vuelva a atascarse nunca más. Te explicamos cómo doblar calcetines de manera correcta y hacemos una aclaración dependiendo del tipo de calcetín del que se trate.

Doblar calcetines para ahorrar espacio

Doblar calcetines no solamente te servirá de ayuda para ahorrar espacio, también para conseguir identificar rápidamente cuál es el calcetín que estás buscando y para evitar perder esa pieza del par que siempre acaba desapareciendo cuando la necesitamos. Ahora bien, debes tener en cuenta que la forma correcta para doblar calcetines varía dependiendo del tipo de calcetín que quieras doblar, concretamente de las dimensiones del mismo —por ejemplo, si quieres saber cómo doblar calcetines cortos, cómo doblar calcetines tobilleros, cómo doblar calcetines pinkies o cómo doblar calcetines largos, como vemos enseguida—.

Aunque podemos encontrar muchos tipos de calcetines, como los calcetines de vestir, los calcetines casuales, los deportivos, los de trabajo, las medias de compresión, los mocasines, los de agarre, los de corte bajo, lo importante es tomar como referencia las dimensiones para aprender cuál es la forma correcta de doblar calcetines —tal como explicábamos—. Identificar el modelo del calcetín, no obstante, te resultará más práctico para saber cómo combinarlo, como podemos leer en este artículo sobre cómo combinar calcetines: trucos y consejos.

Cómo doblar calcetines cortos

Los calcetines cortos son los más fáciles de doblar. Si lo que quieres saber es cómo doblar calcetines cortos rápidamente y sin complicaciones, lo que debes hacer es ubicar un par encima del otro intentando formar una “T”. Es decir, coloca el calcetín boca abajo con la parte del tobillo boca arriba y alísalo. Después, coloca el otro par en el centro del calcetín —formando la “T”— y con la parte del tobillo hacia arriba también. A continuación, gira los extremos del primer calcetín abrazando el segundo par. Finalmente, con la punta del segundo calcetín, dóblalo por encima de los otros pliegues y sella el conjunto metiéndolo en el agujero del primer calcetín.

Cómo doblar calcetines tobilleros

Es otra de las formas para doblar calcetines cortos. En este caso concreto te explicamos cómo doblar calcetines tobilleros —incluidos los calcetines para bebés—. Lo que debes hacer es colocar un calcetín encima de otro de manera horizontal. Después tendrás que ir enrollando con la finalidad de crear un rulo. Y listo, ya tendrás tu calcetín perfectamente doblado y aprovechando de manera eficiente el tiempo.

Cómo doblar calcetines pinkies

Los calcetines pikies son aquellos que resultan prácticamente invisibles al ojo humano ya que estos cubren solamente la parte de la planta del pie, los dedos y los talones —de hecho, hay muchas personas que conocen a estas medias como los calcetines invisibles—. Para responder a cómo doblar calcetines pinkies lo que debes hacer es colocar uno encima del otro con el agujero para el pie en la parte de arriba. Después, el par en conjunto se doblará por la mitad. También puedes optar por doblar el extremo del par en tres partes. Es decir, primero a la mitad y después un nuevo pliegue hasta el otro extremo.

Cómo doblar calcetines largos

Cómo doblar calcetines largos es, quizá, el proceso más complejo y el que más tiempo requiere, aunque con práctica en tan solo unos segundos lo habrás hecho. Lo que tienes que hacer es colocar el calcetín estirado en forma de “L” sobre una superficie plana. Después, se debe colocar el otro par encima. A continuación, comenzaremos a realizar varios pliegues de abajo hacia arriba hasta llegar al final. Por último, para asegurarnos de que el calcetín no vaya a desplegarse tendremos que estirar de la goma de la parte exterior del calcetín y enrollar las dos piezas de manera que el calcetín quedará invertido y bien sellado —eso sí, trata de no hacerlo de manera muy frecuente ya que las gomas se pueden aflojar—.

Otra de los métodos para doblar calcetines rápidamente y sin complicaciones —sobre todo para las personas que tienen mucha prisa— es doblar cada calcetín por la mitad y después amontonar uno encima del otro. Es muy importante, en este caso, que el cajón esté bien organizado ya que, si no es así, estos se desdoblarán cada vez que busquemos un par de calcetines específico.

Cómo doblar calcetines en cruz

Es uno de los métodos más elegantes y prácticos que podemos aplicar para doblar calcetines ¡y que más paciencia necesitan! Si tienes tiempo para doblar calcetines de manera elegante, te recomendamos que lo hagas. El proceso es sencillo —y aplica, principalmente, para los calcetines largos—. En primer lugar, coloca los calcetines en forma de cruz con la parte del tobillo hacia arriba. Después, toma la parte de los dedos del pie del calcetín inferior y dóblala por encima del otro —ojo, la parte que sobra debe pasarse por debajo del calcetín de arriba cuando realizamos este pliegue—. A continuación, vuele a repetir el proceso con el otro calcetín.

Lo siguiente que debes hacer es tomar uno de los dos extremos que sobran y meterlo en la especie de bolsillo que se ha quedado en el centro. Después, gíralo y mete el otro extremo en el otro bolsillo. Y ¡listo! Ya tendrás perfectamente doblado tu par de calcetines.

Cómo doblar calcetines al estilo Marie Kondo

Coloca los calcetines uno encima del otro —esta técnica sirve para calcetines largos y tobilleros—. Después, dobla los talones hacia el centro y seguidamente pliega la parte superior del calcetín hacia el centro. Por último, aprovecha el agujero para el pie del calcetín que se ha quedado en la parte de arriba para meter los dos extremos de los dedos que quedan dentro de él. Tendrás un paquetito de los más mono, práctico y las gomas no se estropearán.

Comentar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios están marcados con *