Eres lo mejor que te ha pasado en la vida

Patricia Berzosa | El amor es lo que da sentido a la vida. Es el que hace que hazañas “imposibles” se conviertan en posibles, que lo que parecía difícil se vuelva fácil y que lo que parecía impensable se vuelva un hecho.

Me doy cuenta de que siempre que hablo o escribo de amor, se toma como algo hacia fuera. Si repito “el amor es lo que da sentido a la vida”, en seguida, la imagen mental que aparece es la de querer a otros que bien pueden ser amigos, pareja o familia. No me suele suceder que al mencionar el amor el receptor piense en sí mismo. ¡Y qué pena!

Creo fervientemente que tenemos que reprogramarnos interiormente para que esto suceda, que debemos ser conscientes de que el amor de nuestra vida comienza por nosotr@s mism@s y que somos lo mejor que nos ha pasado en la vida.

Es que, si esto sucede, serás capaz de hacer por ti, por tu bienestar, por tu presente y por tu futuro, cualquier cosa que necesites para tener una vida maravillosa. Serás capaz de hacer por ti lo mismo que haces por los demás y estoy convencida de que es mucho.

Y por si esto fuera poco, estoy segura de que si vives así:

  • Dejarás de juzgarte y reconocerás que siempre lo haces lo mejor que puedes,
  • no perderás el tiempo hablando de otras personas o criticando sus errores porque te darás cuenta, de que ese tiempo es perdido y te genera tensión,
  • empezarás a hablarte bien. Tu diálogo interno será más motivador: se acabó el “madre mía qué ojeras tengo” y se pasará al “madre mía que bien me lo pasé ayer”, adiós al “ufff, conseguir eso es imposible” y hola al “Y si lo intentamos?”, despídete del “es que estoy tonta” y dale la bienvenida a “estoy orgullosa de mí”.
  • Cuando te das cuenta de que eres lo mejor de tu vida sólo te rodeas de gente que te hace bien;
  • tienes ganas de cuidarte por dentro y por fuera y, si algún día no lo haces, tampoco te juzgas;
  • das lo mejor de ti a los demás;
  • eres más amable;
  • la sonrisa en la cara se vuelve en una constante;
  • tienes más energía y a la vez te permites descansar, si lo necesitas.

Cuando te das cuenta de que eres lo mejor que te ha pasado en tu vida te mimas y te cuidas. Te permites fallar y te das la mano para levantarte. Dejas de exigirte ser perfect@ y te permites ser persona. Dejas de luchar por ser quien crees que deberías ser y pasas a ser quien de verdad eres. La opinión que más te importa es la tuya, aunque siempre respetas a los demás.

Pon la mirada al frente, levanta la barbilla, cierra los ojos, coloca las manos en el corazón, ¿notas el latido? ¡Ésa es tu vida! ¡Tu corazón late por ti y para ti!

¿Cómo te vas a cuidar hoy? ¿Qué regalo has venido a darle al mundo? ¿Te vas a permitir ser feliz?

Ojalá, que cada paso que des hoy te permita brillar 

Compartir

Comentar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios están marcados con *