¡Atrévete, eres capaz!

Patricia Berzosa |  El mundo está hecho para los valientes. Y que quede claro que ser valiente, no significa no tener miedo. Ser valiente significa ponerle actitud a la vida, apostar por un@ mism@ y seguir hacia delante para seguir creciendo.

Tienes delante de ti 365 días nuevos, 365 días para partir de cero, igual que el resto de las personas. ¿Has decidido qué quieres hacer con ellos? En ti reside el poder para darles forma a cada uno de esos días. Tanto si los conviertes en algo brillante como en algo mate, la decisión es tuya. Y no es mejor una opción que la otra, sólo que tu sensación interior será diferente. Las circunstancias no las elegimos, pero cómo las vivimos sí.

¡Este año, atrévete! Atrévete a ser como realmente quieres ser. Atrévete a hacer lo que siempre has querido hacer. Atrévete a ser mejor. Atrévete a ser feliz. Sí, a ser feliz.  Esto no es una tarea fácil ni banal. Esto supone comprometerte contigo hasta el infinito, quererte de verdad y procurarte lo mejor. Y con esto me refiero desde comer lo que te hace bien, a permitirte hacer aquello que llevas dentro y que pide a gritos salir desde hace años, hasta elegir muy bien con quién compartes tu tiempo o seleccionar tus pensamientos como la ropa que te pones cada mañana.

Y, quizás, aquí resida la clave: aprender a elegir lo que piensas en cada momento. Date permiso para tener únicamente pensamientos empoderadores, que se conviertan en tu gasolina para crecer y atreverte. Date permiso para subir, para bajar y volver a subir. ¡La vida es movimiento! Y si alguna vez te encuentras en la parte baja de la ola, recuerda que eso también pasará. Recuerda que para que una ola sea grande y elegante, antes vivió un momento de recogimiento, pero que fue el impulso necesario que luego le permitió manifestarse en todo su esplendor. Las olas nunca se quedan chiquititas, se mueven…  a veces son enormes y otras suaves, pero siempre, siempre, desembocan en la orilla. Y lo mismo te sucede a ti, a veces estarás magnánim@ y otras discret@ o, incluso poch@, pero siempre volverás a ser tú y siempre volverá la calma.

Dicen que uno de nuestros mayores miedos no es a fracasar, sino todo lo contrario. Tenemos miedo al éxito, a brillar, a salirnos de la norma porque no sabemos qué pasará después. Te animo a que te atrevas, a que este año, si quieres, seas diferente. Ya sabes cómo son las olas de tu vida haciendo lo de siempre pero, ¿cómo serán si te atreves a brillar? ¡No lo sabes! ¡Descúbrelo este año! ✨

Te deseo un 2019 lleno de vida y de inspiración. Para ayudarte en esta tarea, te comparto uno de los poemas que me inspiran y que Nelson Mandela recitó cuando fue investido presidente de Sudáfrica:

Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados.
Nuestro miedo más profundo es que somos poderosos sin límite.
Es nuestra luz, no la oscuridad lo que más nos asusta.
Nos preguntamos: ¿quién soy yo para ser brillante, precioso, talentoso y fabuloso?
En realidad, ¿quién eres tú para no serlo?
Eres hijo del universo.
El hecho de jugar a ser pequeño no sirve al mundo.
No hay nada iluminador en encogerte para que otras personas cerca de ti no se sientan inseguras.
Nacemos para hacer manifiesto la gloria del universo que está dentro de nosotros.
No solamente algunos de nosotros: está dentro de todos y cada uno.
Y mientras dejamos lucir nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otras personas para hacer lo mismo.
Y al liberarnos de nuestro miedo, nuestra presencia automáticamente libera a los demás.

(poema de Marianne Williamson)

 

Compartir

Comentar

Tu email no será publicado. Campos obligatorios están marcados con *